Archivos Mensuales: junio 2012

SIN TÍTULO (CARTA A MI MISMO)

Es igual a cuando caminas por la calle sin saber bien dónde estás. Sin saber hacia dónde vas o quieres ir. Completamente ignorante de tu proporción en comparación con las vidas que te pasan por un lado, las que dejas atrás y las que te imaginas que puedan llegar a existir.
No estás seguro de ser una persona pero estás seguro que no eres un animal, no importa lo que tu instinto te diga a media noche.
Y entonces recuerdas el sueño que tuviste anoche. Y el que quisiste tener. Te esforzaste tanto por soñar con ella que soñaste con la navidad, soñaste con sirenas.
Estás obsesionado con saber de ella, conocer sus ideas y meterte dentro de ellas. Pero lo único que quieres es olvidarla y volver en el tiempo hasta esta mañana y no dejar pasar ese bus que pudo haberte rescatado de este laberinto, de estas ganas, porque habemos hombres que lo único que queremos es amar y el mundo y su orden nos importan poco, nada.

…Pasan las horas y te das cuenta que no serviría de nada volver el tiempo atrás o borrarla de tu cabeza. Simplemente es y existe desde antes que tú lo hicieras. Y esa realidad es imposible de cambiar. Está escrita en piedra junto a ese beso que te trajo hasta este punto. Junto a esa tarde en la que te pusiste los pantalones vaqueros y te fuiste de la casa sin saber lo que estabas haciendo, sólo necesitándolo.
Desde entonces vives buscando las respuestas a esas preguntas que tienes tan definidas. Esas preguntas que te van a llevar a ese lugar con el que tantas veces has soñado.
Y te das cuenta, recuerdas, que cuando estás perdido lo importante no es dónde estás sino hacia dónde te diriges.

Anuncios

INTENTOS DE CARTA

Llevo tres días tratando de escribirte una carta. Este no es más que un nuevo intento. Pero no te preocupes, la termine o no, esta es una de esas cartas que nunca te entregaré.

Hace cinco años que no sentía lo que estoy sintiendo ahora, que no estallaba en mil pedazos cuando una mujer me miraba a los ojos…

Otro intento. Vuelvo a comenzar la carta:

Hola. Antes que cualquier cosa hay algo que debes saber de mi, tienes que saber lo difícil que es para mi hablar con mujeres como tú. Las ideas se me enredan y casi nunca digo lo que estoy pensando, casi nunca pienso lo que estoy diciendo. Pero afortunadamente, hace muchos años una mujer me enseñó a escribir.

Pocas veces en la vida me he topado con mujeres a las que ni siquiera sé qué escribirles. Llevo tres día tratando de escribirte una de esas cartas que nadie va a leer. Pero no he podido.

Quisiera poder expresar de alguna forma, la que fuera, todo lo que siento. Que te enteraras. Poder viajar atrás en el tiempo y…

Tercer intento del tercer día:

La real academia define la palabra “destiempo” de la siguiente forma: fuera de tiempo, sin oportunidad…

si tan sólo supieras que pienso en ti todo el día. Si tan sólo pudiera saber si tú alguna vez piensas en mi…

De nuevo:

[…] sociópata. […] nunca termine esta carta. […] tu nombre en voz alta y cuando me veas a los ojos, estallaré en mil pedazos y me aguantaré las ganas de gritar cuantas estrellas cuento en tu mirada…

SI FUERA UN ASTRONAUTA

Si fuera un astronauta me acostaría boca abajo y con los brazos abiertos en la superficie de la luna para poder abrazarte.
Orbitaría la tierra en un satélite para que sintieras lo mismo que yo cuando te veo pasar por mi ventana y aprendieras a amarme como yo a ti.
Te llevaría en un abrazo al espacio exterior para que me ayudaras a contar las estrellas y así poder repetir ese número cada vez que te viera a los ojos.
Te escribiría una carta antes de despegar, una nota suicida, confesando mi amor por ti y las ganas que tengo que este cohete no estalle y poder regresar a ti.
Si fuera un astronauta me recibirías con un abrazo a cada retorno.
Si fuera un astronauta tú serías mi amor y la fuerza de gravedad que siempre me traería de vuelta a casa.
Si tan sólo fuera un astronauta.

Etiquetado , , , , , , , ,