CARTA DE UN HIJO A SU PADRE

La casa nunca se había visto tan bien. Tiene luz natural durante todo el día y no se encierra ningún olor.

Es cierto que cuando llueve se entra un poco el agua, pero aprovechamos para lavar los pisos y las paredes. La casa nunca había estado tan limpia.

Por las noches, cuando hace frío, nos tapamos con las cobijas que dejaste y nos acostamos a contar las estrellas. A veces lo hacemos en el cuarto de mamá, otras veces en mi cuarto o en el de Pablo que cada día nos sorprende más con esa imaginación suya. Cuando estamos en su cuarto nos divertimos más. Es capaz de encontrar cualquier figura en el cielo estrellado. En la casa nunca nadie había reído tanto como lo hacemos ahora.

Es verdad que nos haces falta. Si no te hubieras ido la casa no se vería así. Estaría toda oscura porque tendríamos las puertas y cortinas cerradas todo el día. Nadie hablaría, sólo mamá y para complacerte, nada más. Por las noches, en lugar de contar estrellas le contaría un cuento a Pablo para que no los escuchara pelear. Y, más tarde, me despertarían los sollozos de mamá en el baño.

La casa nunca había estado tan bien. Desde que te fuiste nadie llora.

La casa sigue estando igual de vieja. El jueves pasado, con la tormenta, el techo se vino abajo. Aún así, la casa nunca había estado tan bien.

Espero que estés muy bien, tan bien como nosotros sin ti Papá.

Anuncios
Etiquetado

2 pensamientos en “CARTA DE UN HIJO A SU PADRE

  1. Laura dice:

    Me gustó! Hiciste q mi corazón se arrugara un pocquito. Muack!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: